Sarah Caruso

Sube al escenario por primera vez a los 12 años; el que nace como juego se convierte en una afición que retoma durante los años de la universidad, cuando, además del teatro, experimenta el circo y el malabarismo. Actualmente intenta fundir estas formas expresivas, considerándolas herramientas importantes de crecimiento personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*